Pensar en un Arquitecto

Para quien va a construir el Arquitecto que contrate se volverá su aliado, su intérprete, su socio, su íntimo.

 

Para la mayoría de las personas construir su casa será la mayor inversión económica de su vida, pero una casa es mucho más que un aspecto económico.


La casa, la vivienda se vuelve nuestro hogar, lugar dónde pasaremos la mayor parte de nuestras vidas, dónde, al paso de los años, iremos madurando como personas, como familia, como amigos. No puede ni debe pues la casa ser solo una "construcción" para habitar; debe ser un lugar íntimo, creado pensando en nosotros, en lo que somos, en cómo somos, en cómo seremos, en cómo desenvolvemos nuestras actividades. Debe ser un espacio creado para re-crearnos día a día, donde estamos a gusto, felices.

Para vivir plenamente en una casa esta debe ser tanto bella como funcional. Técnicamente debe cumplir con una serie de requisitos establecidos, y otros propuestos por el Arquitecto, para obtener el mayor confort. Estéticamente debe atraernos, con agradables proporciones, materiales y superficies. Estructuralmente debe de ser sólida, pero a la vez flexible.

Es por esto que el escoger un Arquitecto se convierte en la primera gran decisión que debe de tomar quien va a construir, ya que este no solo debe ser afín al usuario, sino capaz y con experiencia, ya que lo guiará durante todo el proceso de diseño y de construcción.